Presupuestar objetivos

Cuando podemos proyectar en el tiempo y presupuestar, tenemos la posibilidad planificar cuál es la mejor forma para nosotros de concretar una compra: si ahorramos para reunir el dinero y recién ahí tomar la decisión de pagar; o si preferimos endeudarnos. Es importante resaltar que uno u otro camino se plantean habiendo evaluado que estamos en condiciones de realizar ese consumo, que puede ser comprar una computadora, una tele o hacer un viaje. La idea es evitar endeudarnos para hacer gastos que están fuera de nuestra posibilidad económica, a pesar de que conseguimos que nos presten el dinero.


Esto aplica para decisiones de un año o de varios. Si presupuestamos que durante 7 años tenemos una capacidad de ahorro que nos permite acceder a un auto cero kilómetro, lo que tenemos que evaluar es si queremos esperar 7 años ahorrando y recién ahí comprar el auto, o si preferimos endeudarnos y pagarlo con el ahorro del futuro. Lo que tenemos que contemplar en estos casos, sobre todo en decisiones como las de comprar un auto, es cuánto nos aumentan los gastos al tener que mantenerlo, para no subestimar el efecto en el ahorro futuro y, en definitiva, en la capacidad de pagar la deuda. Y no olvidarnos que al endeudarnos, vamos a pagar intereses por disfrutar antes de eso que queremos.