Sistema de cancelación de préstamos

A medida que devolvemos un préstamo estamos cancelando una deuda.

En general los préstamos pueden cancelarse de dos formas, que se conocen como sistemas de amortización.


La primera posibilidad es dividiendo el capital a devolver en partes iguales y transformar eso en la base de cada cuota y agregarle el extra de intereses. Siempre vamos a devolver la misma porción de deuda, pero como al principio debemos más, el cálculo de los intereses se hace sobre una deuda mayor, con lo cual las primeras cuotas son más altas y a medida que disminuye la deuda, la cuota baja porque el extra de intereses cae y la deuda disminuye de forma constante a medida que se pagan las cuotas. Este es el sistema de amortización alemán.

SistemaCancelacionAleman

 

La segunda posibilidad es pactar un esquema de cuotas fijas. Siempre pagamos la misma cantidad de dinero. Con lo cual para determinar cuánto de la cuota se usa para disminuir la deuda, se calcula primero cuánto corresponde pagar de intereses y lo que queda de cuota, cancela capital. A medida que se va cancelando capital, la parte de la cuota fija que paga intereses va disminuyendo y la que paga capital, aumenta y la deuda disminuye de forma creciente, cancelando menos deuda al principio y más deuda al final, pero siempre se paga la misma cantidad de dinero. Este es el sistema de amortización francés.

SistemaCancelacionFrances

 

No siempre los bancos nos permiten elegir cómo cancelar una deuda y ofrecen sus préstamos con un sistema de amortización ya definido. Por eso es importante entender nuestra capacidad de pagar y cómo influye en nuestra economía la cuota y, sobre todo, el peso de los intereses, dependiendo del sistema que se defina.