Los impuestos

¿Qué son los impuestos? Podemos entenderlos como una forma indirecta de gastos en bienes públicos. Esto, es para que el estado funcione tiene que gastar dinero en oficinas, personal, facturas de luz, papel, computadoras y muchas cosas más para que todos los argentinos tengamos derecho a determinados servicios. Estos es, diputados y senadores, un presidente y sus ministros, jueces y fiscales. A su vez necesitamos policías para que mantengan el orden en la calle y los espacios públicos, fuerzas armadas para que cuiden la frontera o nos defiendan de amenazas externas. Y, por supuesto, es necesario contar con hospitales y médicos que nos garanticen el acceso a la salud pública, y escuelas que brinden educación pública. Un cuerpo diplomático que represente los intereses de los argentinos en otros países. Y necesitamos un sistema previsional que le pague dinero a los jubilados y les garantice el acceso a la salud. Pero también hay subsidios a tarifas de luz, gas y agua para quienes están en una situación económica difícil y planes sociales que le dan ayudas a desempleados. Además, hay toda una infraestructura que mantener: calles, rutas, semáforos. La lista es interminable, son muchos servicios públicos que pagamos entre todos a través de impuestos.


En general pagamos nuestros impuestos por medio de diferentes caminos.

 

Para poder generar ingresos de forma independiente pagamos Monotributo o Autónomos y en algunos casos Ingresos Brutos.

  • Cuando nos pagan el sueldo, nos descuentan Cargas Sociales.
  • Si tenemos ingresos por encima de cierto nivel, tendremos que pagar impuesto a las ganancias.
  • Las empresas pagan impuesto a las ganancias, a los Ingresos Brutos y a los movimientos bancarios, además de realizar aportes patronales por los empleados en blanco.
  • Quienes obtengan ingresos financieros (intereses), deben pagar impuesto a la renta financiera.
  • Cuando gastamos, parte del precio incluye el Impuesto al Valor Agregado (IVA).
  • Los municipios nos cobran un impuesto a cambio del alumbrado y la limpieza pública.


Si vamos a generar ingresos de forma independiente, tenemos que registrarnos en la AFIP agencia del Estado que recauda impuestos para poder trabajar en blanco facturando o emitiendo tickets a nuestros clientes y luego declarando cuánto dinero ganamos por año. Si no lo hacemos, estamos en infracción. En general el régimen donde deben anotarse los trabajadores independientes es el Monotributo, pero si los ingresos son elevados, se deben categorizar como autónomos.


El Monotributo es un régimen simplificado donde se paga un monto fijo por mes que funciona como impuesto y aporte a la seguridad social y a la jubilación. Tiene diferentes categorías dependiendo si vendemos bienes o servicios, si alquilamos un local o no, etc. Cada 4 meses es posible cambiar de categoría si facturamos más o menos y pagamos un monto mayor o menor.


El régimen de autónomos requiere que paguemos impuesto a las ganancias, que realicemos nuestro aporte a la seguridad social y a la jubilación y estemos inscriptos en el régimen del impuesto al valor agregado, que exige que cobremos el IVA a nuestros clientes, cargándole normalmente un 21% al valor de lo que vendemos y luego rindiéndole la recaudación mensual a la AFIP.


Si vamos a optar por ser trabajadores independientes, es recomendable visitar una sucursal de AFIP para empezar con los trámites de alta como contribuyentes y dejar todo listo para que luego podamos hacer trámites por internet.

 

Los Impuestos afectan nuestras posibilidades económicas porque luego pagarlos, nos dejan con menos ingresos disponibles para gastar o “encarecen” el valor de los bienes y servicios que consumimos al cargarle un extra al precio, disminuyendo nuestra capacidad de consumir. Sin embargo, gracias al pago de los mismos tenemos acceso a un montón de servicios gratis, muchos de los cuales tendríamos que comprar por nuestros propios medios y no habría forma de conseguir si no es a través del Estado ocupándose de brindarlos.