¿Qué son los bonos?

Un bono es una promesa de pago convertida en título público, que da el emisor del bono (el que pide prestado) al suscriptor del bono (el que presta) a cambio de dinero. Es un activo financiero que da al inversor el derecho a recibir del emisor el repago de capital más intereses.


Los Bonos salen al mercado por primera vez mediante un proceso de emisión de deuda que el Estado determina que es conveniente para su estrategia económica. Normalmente se emite deuda para conseguir el dinero que financie nueva infraestructura que ayudaría al país a crecer, como plantas potabilizadoras de agua, centrales eléctricas, autopistas, aeropuertos, etc. Los Bonos son títulos que emiten los Estados, aunque también pueden emitirlos las empresas (Bonos corporativos u obligaciones negociables) y de esa forma toman un préstamo en forma de título, con la diferencia que las empresas usan ese dinero para hacer crecer su negocio.En la emisión se pauta el plazo (más largo que el de un Plazo Fijo, porque es en años), el monto total a emitir (cuánta plata va a pedir en total el Estado con esa emisión), la moneda (pesos, dólares u otra), la tasa de interés que paga por año y la forma en la que se “amortiza” o cancela (paga) el capital y los intereses.


Algunos Bonos se organizan bajo la modalidad “Cupón Cero”. En estos casos, el Estado se compromete a devolver un valor nominal dentro de un tiempo determinado a quien tenga el Bono en su poder, por ejemplo $ 1.000 dentro de un año. Los inversores que quieran participar, compran estos Bonos con un descuento, por ejemplo $ 80, lo que genera que hoy tengan que pagar $ 1.000 - $ 80 = $ 920 para tener un Bono que dentro de un año pague $ 1.000. Es decir que se termina pagando $ 920 para ganar $ 80, al cobrar $ 1.000 dentro de un año (al recibir $ 1.000 nos devuelven los $ 920 que invertimos originalmente y los $ 80 de diferencia son la ganancia).


Otros Bonos se emiten con un mecanismo de pago de cupones. En estos casos los inversores le prestan al Estado un valor nominal, supongamos USD 1.000 a 10 años. El Estado se compromete a pagar 7% todos los años en dos pagos (“cupones” semestrales) de 3,5%. Al finalizar los 10 años, en el último “cupón” paga además del interés, todo el capital. Un inversor en ese caso cobraría por año USD 1.000 x 7 % = USD 70 de intereses en 2 pagos de USD 35 cada 6 meses, que en 10 años acumularían USD 70 x 10 = USD 700 y recuperaría los USD 1.000 originales, terminando con USD 1.700 en su poder.

 

Una vez que el Estado emitió Bonos, quien los tenga en su cuenta custodia los puede vender en la Bolsa o quedárselos. Los Bonos en la Bolsa funcionan como un mercado secundario, con un precio o cotización en función de la oferta y la demanda, que van a estar influidas por el riesgo y la rentabilidad que representen prestarle dinero al Estado.


¿Cuáles son los riesgos de prestarle dinero al Estado?

 

Los países, al igual que los deudores, tienen diferentes perfiles. Algunos son más confiables que otros y algunos directamente son poco confiables. Los riesgos asociados a los Bonos de un país tienen un efecto implícito en la tasa de interés. Ese riesgo funciona de forma tal que cuanto más complicado está el perfil económico y financiero de un país, más alta es la tasa de interés que van a buscar los compradores de los Bonos para prestarle fondos en relación al rendimiento que tendrían por prestarle a otro país mucho más confiable. Es decir que cuanto más riesgo o falta de confianza, más tasa de interés hay que pagar y viceversa.


Para medir el riesgo de un país a través de su deuda, se toma como parámetro la diferencia entre la tasa del bono del país contra la tasa de un bono similar de Estados Unidos, que se denomina tasa libre de riesgo, porque como puede emitir dólares es un país que nunca dejaría de pagar su deuda en dólares. La diferencia de esas tasas es lo que se conoce como Tasa de Riesgo País. Se mide en “puntos básicos” y cada punto porcentual son 100 puntos básicos.


Si un bono a 10 años de USA tiene una tasa de 2% y un bono local con mismo vencimiento tiene una tasa de 6%, el riesgo país es de 6% - 2% x 100 = 400 puntos básicos.


En el límite del riesgo, está el default, que es la cesación de pagos de intereses y/o capital. El default activa procesos legales muy complejos como canjes de Bonos para correr el pago de la deuda para varios años al futuro, algunas veces con quita de una parte de la deuda y otras veces con juicios por parte de los que prestaron el dinero y perdieron, que pueden durar muchos años. Por eso los Estados intentan evitar dejar de pagar y ganarse una mala reputación, porque sería muy difícil conseguir que otros inversores vuelvan a prestarle si eso pasa.


Entonces, si la economía crece y el país tiene las cuentas en orden, invertir en Bonos es una muy buena idea para hacer crecer los ahorros.