¿Qué es la bolsa?

Cuando hablamos de inversiones en general prestamos atención a la ganancia, pero es importante entender a la ganancia en relación al capital invertido. Eso nos indica la rentabilidad de una inversión, que para expresarla mejor la convertimos en porcentaje.

 

RENTABILIDAD = GANANCIA / CAPITAL %

 

Por ejemplo, si una inversión de $ 10.000 nos genera una ganancia de $ 2.000, eso se convierte en una rentabilidad de $ 2.000 / $ 10.000 % = 20%.
A su vez necesitamos un parámetro para entender en cuánto tiempo se genera esa rentabilidad. Lo normal es medirla en términos anuales. Siguiendo el ejemplo, si esa inversión fue en un año, entonces ganamos un 20% anual.

 

Existen múltiples opciones para hacer crecer el dinero ahorrado, muchas de ellas son más complejas que invertir en un Plazo Fijo y nos dan la posibilidad de ganar dinero aprovechando que le vaya bien a la economía, invirtiendo en alternativas que involucran prestarle plata al Estado o comprar partes de empresas. El lugar donde vamos a encontrar estas opciones es La Bolsa, que es como se suele llamar al mercado de capitales. 

 

 

Cada país tiene la suya, generalmente funciona en la capital, aunque muchas veces puede haber “capitales financieras” como en Estados Unidos, que tiene su capital en Washington y su capital financiera en Nueva York. En Argentina el edificio de la bolsa está en la Ciudad de Buenos Aires, se ubica en 25 de Mayo 375. Es el espacio donde se compran y venden activos financieros. Un activo financiero es un título de propiedad que, dependiendo de lo que se trate, nos brinda derechos a obtener ganancias por poseerlos o por la diferencia entre el valor al que los compramos y el valor al que los vendemos. Los principales son los Bonos y las Acciones. Si bien la Bolsa es un espacio físico y existe un “piso” con gente gritando que compra o vende, en general el mayor volumen de transacciones se ejecuta a través de una plataforma online donde se “postean” las ofertas de compra y venta en tiempo real.


La Bolsa es un mercado que tiene un horario para operar, en nuestro caso de Lunes a Viernes de 11.00 a 17.00. A lo largo de la jornada hay interesados ofreciendo o demandando activos financieros. Si hay “matcheo” en los precios de compra y venta, y las cantidades disponibles a esos precios en ese momento sean las buscadas por cada parte, las ofertas son aceptadas, se genera una transacción y el activo financiero (el Bono o la Acción, en las cantidades ofrecidas a ese precio) cambia de mano. Esto es, el que compra los recibe y entrega dinero, y el que vende entrega los activos financieros y recibe el dinero. Las transacciones que suceden en la Bolsa son públicas, se informa todo el tiempo cada operación (pero no quiénes intervienen), por eso podemos saber si un activo sube o baja de precio. Sin embargo, no sabemos quién está comprando y quién está vendiendo. Todo esto sucede minuto a minuto con millones de transacciones a diario. Cuando vemos los gráficos de los Bonos y las Acciones, son puntos que nos muestran los precios que tuvieron a lo largo del día y se unen para armar líneas que suben y bajan.


En la Bolsa participan por un lado los que necesitan financiamiento (empresas y Estados), los que quieren invertir sus ahorros (particulares, fondos de inversión, empresas como compañías de seguros y otras organizaciones con dinero para invertir) y los que especulan en el corto plazo comprando y vendiendo (los traders). Al mismo tiempo, quienes intervienen entre estos participantes son los “agentes bursátiles”, que se ocupan de procesar las órdenes de compra o venta “por cuenta y orden” de sus clientes. Esto es así porque si queremos invertir no podemos participar directamente en el mercado. En todas las operaciones hay un agente intermediando al comprador y otro al vendedor.


Quiere decir que para invertir en la Bolsa tenemos que abrir una cuenta con un agente de bolsa. Esta cuenta se llama “cuenta títulos”, “cuenta custodia” o “cuenta comitente” y a su vez tiene que tener asociada una cuenta bancaria con el dinero para poder pagar los activos que ordenamos comprar y para recibir el dinero de lo que vendamos. Los Bonos y Acciones que compramos se depositan en nuestra cuenta custodia y cuando los vendemos, los debitan de ahí mismo. El organismo que interviene en este proceso dándole garantías a la operatoria es la Caja de Valores, que nos envía periódicamente un resumen de nuestras inversiones. Hay muchos agentes autorizados y los bancos de hecho pueden ser agentes de Bolsa y podemos operar por home banking en la sección Inversiones, donde es posible enviar órdenes al mercado para comprar y vender Bonos y Acciones. Cada vez que hagamos una operación, hay que pagarle comisiones al agente de bolsa, que suele ser un porcentaje cercano al 1%.