¿Qué son los seguros?

Los seguros nos permiten proteger nuestras finanzas personales de determinados eventos que podrían generarnos problemas importantes. Cuando contratamos una póliza de seguros nos convertimos en beneficiarios potenciales de un dinero, el cual compensaría un monto que podríamos perder si nos vemos perjudicados tanto por un problema de salud, como un incendio, un robo, daños en el auto por granizo, entre otros.

 

Algunos seguros son obligatorios, como el seguro automotor “contra terceros”, que en caso de que seamos responsables de un accidente de tránsito por estar al volante, el dinero que hay que pagarle a quien perjudicamos lo pone la compañía de seguros. Pero muchos seguros son optativos y nos garantizan que, si pasa algo que nos genera una pérdida importante, no tenemos que preocuparnos por el dinero para hacerle frente.


¿Cómo funcionan?

 

Mediante un sistema de cuotas mensuales que se llaman “primas”, mantenemos vigente la póliza, esto es el contrato con la empresa aseguradora. Esa prima es el derecho a que nos brinden cobertura en caso de que suceda algún evento o los casos que incluye la póliza. Si dejamos de pagar, perdemos la cobertura. Por ejemplo, un seguro contra robo o incendio nos obliga a pagar una cantidad de dinero todos los meses y, en caso de que suceda un “siniestro” o entren a robar, luego de hacer la denuncia y que la aseguradora verifique el valor de los daños, nos entregarán el dinero para restituir el valor de lo que perdimos.


Un seguro contra robo en cajeros automáticos tiene una lógica muy parecida. Todos los meses el banco debitará un monto y, si nos asaltan, luego de hacer la denuncia la compañía de seguros nos reintegrará el monto.


Un seguro médico nos brinda la posibilidad de que nos atiendan en una clínica privada o realizar una consulta con un profesional que nosotros elegimos en lugar de ir a un hospital público. Podemos pagar una cuota por mes que muchas veces ya puede ser cubierta con el dinero que nos retienen del sueldo. Sin embargo, es posible que queramos una cobertura adicional y pagar la diferencia o pedir que la descuenten de nuestro sueldo si el empleador se ocupa de gestionar el pago porque tiene un acuerdo comercial con la empresa de medicina prepaga.


Algunos profesionales, sobre todo los vinculados a la medicina, tienen que contratar un seguro de malapraxis de forma obligatoria que los cubra en caso de que cometan un error atendiendo a un paciente y le causen algún tipo de daño.


Los seguros se extienden a toda la economía. Todas las empresas están obligadas a contratar un seguro de riesgo de trabajo, para cubrirse en caso de que alguno de sus empleados tenga un accidente mientras está trabajando y para evitar que la empresa tenga que responder con su patrimonio y poner en riesgo la estabilidad del negocio.
También es posible acceder a seguros por accidente o invalidez, que son muy útiles para quienes trabajan de forma independiente y si se enferman o tienen un problema que les impide trabajar, se quedan sin dinero hasta que se recuperen.

 

Ahora bien, uno de los seguros más difundidos es el seguro de vida..