¿Cómo hacer crecer un negocio?

Si estamos llevando adelante un negocio con una perspectiva prometedora, lo más probable es que nos interese hacerlo crecer. Cuando el dueño de una empresa evalúa la oportunidad de crecer, tiene que pensar bien con qué recursos va a hacerlo. Muchas veces las oportunidades se presentan pero hay que comprar más mercadería, abrir un local nuevo o contratar más empleados y no tenemos el dinero para hacerlo o necesitaríamos reinvertir las ganancias de varios años pero nos llevaría mucho tiempo y perderíamos esa oportunidad.


En casos así, lo más frecuente es buscar financiamiento. Las formas más comunes son a través del endeudamiento o de la incorporación de un inversor.


El endeudamiento, en el caso de un negocio, suele funcionar como un préstamo que dan los bancos o muchas veces algunos organismos públicos que brindan apoyo cobrando tasas de interés bajas, que la empresa debe devolver en cuotas. En algunos casos puede negociarse un “período de gracia” que es un período de tiempo en el que no se pagan cuotas, esperando a que la empresa realice la inversión con ese dinero, por ejemplo una máquina para producir más. Una vez puesto en marcha ese crecimiento teórico ya puede empezar a pagar el crédito gracias al mayor nivel de ventas. En un esquema así se le pide a la empresa que presente sus balances para demostrar que tiene una trayectoria en su mercado además de exigirle algún tipo de garantías para cubrir los riesgos de no poder pagar. En este caso, el que pone el dinero no asume el riesgo, si no que sigue siendo totalmente del emprendedor.


La inversión de un tercero implica la incorporación de un nuevo socio. Tiene que ser alguien que confíe en el dueño o en los socios, que vea potencial en el negocio como para poner dinero propio a cambio de la oportunidad de ganar mucho más. El inversor ingresa como socio o accionista, agregándole capital a un negocio que ya existe a cambio de un porcentaje de la empresa. Si todo va bien, el negocio crece y la empresa vale más. Si el negocio no funciona, el inversor puede perder todo lo que aportó.


Es muy importante cuando se plantean las estrategias de crecimiento tener en claro los riesgos que hay delante, no sólo el entusiasmo por la oportunidad. Medir bien cuánto dinero se necesita para crecer y decidir cuál es la mejor estrategia: endeudarse o sumar inversores.