¿Se puede vivir viajando?

Si nos interesa plantearnos la posibilidad de “vivir de viaje”, tenemos que pensar cómo hacer para que nuestros ingresos estén relacionados con actividades que nos faciliten una vida nómade más que soñar con unas vacaciones permanentes. Existen diferentes servicios que brindan la oportunidad de trabajar de forma remota gracias a internet, y también hay oportunidades laborales ligadas al turismo y los servicios que, con una buena base de inglés y buenas habilidades para tratar con gente, en muchos países hacen las cosas más fáciles para obtener trabajos temporarios en restaurantes, bares en la playa, hostels, centros de ski o buceo. Incluso con la posibilidad de recibir alojamiento como parte de pago o capacitación para convertirse en instructor o guía. Sin embargo, muchos países exigen visas de trabajo, que no son tan fáciles de conseguir. Eso hace que muchas veces las condiciones de empleo sean informales y la agencia de migraciones considere la estadía como ilegal, llegando a expulsar a quienes encuentren trabajando cuando declaró que iba a ingresar al país como turista. Las visas de turismo justamente son por un tiempo de 3 a 6 meses. De todas formas, hay países como Australia, Nueva Zelanda o Canadá, que tienen programas de “working holidays” y permiten viajar con un permiso para trabajar legalmente en ciertos rubros. También se puede aplicar para becas de estudio en universidades de otros países.


Al estar “en el camino” se hace muy difícil organizar el manejo del dinero: se cobra en efectivo y se vive al día. Muchas veces no es fácil abrir una cuenta bancaria en un país si no tenemos los papeles al día. Eso dificulta bastante la posibilidad de estar bancarizados, genera un riesgo al tener todo el efectivo encima y no tener una tarjeta de crédito para financiar gastos extraordinarios como pasajes. Y, si mantenemos tarjetas de crédito en Argentina pero cobramos en efectivo en moneda extranjera fuera del país, es un poco más complicado y costoso hacer llegar el dinero para pagar el resumen.


Por eso es importante planificar estos viajes estando atentos a estos detalles, dejar preparada una reserva en el país de origen, familiarizarse con los servicios de envíos de dinero desde el extranjero como Western Union y evaluar si hay alternativas como billeteras virtuales que permitan cargar dinero en el celular. De hecho, es muy recomendable conseguir un chip con una línea telefónica del país en el que vamos a estar.


También es conveniente evaluar la posibilidad de contratar alguna cobertura de salud dado que al estar en el extranjero no siempre vamos a tener acceso a salud pública de calidad y, en una urgencia, la atención privada puede costar muchísimo dinero, incluso más del que disponemos.