¿Qué elementos considerar antes de comprar un vehículo?

Acceder a una moto o un auto implica en general reducir el gasto en transporte público y taxis. Pero al mismo tiempo, un aumento en combustible, seguro, patente, estacionamiento, etc. junto a algunos gastos extraordinarios por verificación técnica, service de mantenimiento o reparación si es algo que no cubre el seguro, multas, renovación del registro, limpieza y lavado, entre otros.


En la cuenta final, vamos a terminar gastando más por mes (y por año) si tenemos un vehículo que si no lo tenemos.


Es recomendable conversar y asesorarse por gente que ya tiene un vehículo y preguntarle cuánto paga por cada uno de los ítems relacionados a tenerlo e investigar si hay promociones para gastar menos en seguro o combustible pagando con tarjeta de crédito de algún banco.


Es fundamental antes de querer cumplir con el sueño de la movilidad propia hacer bien las cuentas para entender cómo nos va a impactar en nuestras finanzas personales todo esto, sobre todo si además vamos a estar pagando una cuota de un préstamo.