Aprendé

Objetivos financieros como mapa de ruta

La planificación financiera es una herramienta súper poderosa para tus finanzas personales. Ya que a través de ella, junto con la fijación de objetivos claros podrás utilizar cada vez mejor tu dinero. En esta nota vas a conocer por qué es tan importante tener objetivos financieros y cómo podés hacer para empezar a definir los tuyos. ¡Empecemos!

¿Qué son los objetivos financieros?

Los objetivos financieros son el conjunto de metas que se plantean y determinan las personas al momento de iniciar la planificación financiera de sus vidas. Cada objetivo marcará la dirección a la hora de tomar decisiones con el dinero en base a:

  • Un propósito a alcanzar.
  • Un punto de referencia para analizar resultados.

La determinación de objetivos financieros implica los siguientes beneficios:

  1. Disciplina presupuestaria: Permite gestionar mejor tus recursos al saber qué cantidades de dinero se necesita ahorrar y separar para llegar a las metas.
  2. Optimización de recursos: Al tener objetivos, permite estimular la buena gestión de tus finanzas, al momento de gastar en otras categorías.
  3. Motivación: El saber para qué estás ahorrando es un factor motivacional que te ayuda a mantener la constancia.
  4. Evaluación y corrección: Al tener un punto de referencia, permite conocer tu grado de performance para la mejora continua.

Los objetivos financieros se pueden clasificar en función a:

  1. Tiempo: Marcan el tiempo en el que se desea cumplir las metas:

    i) Corto plazo: cumplimiento en menor de 2 años.
    ii) Mediano Plazo: rango de 2 a 5  años.
    iii) Largo Plazo: Mayor 5  años. Algunos incluso consideran largo plazo a partir de los 10 años.
     
  2. El destino a aplicar:

    i) Sostenibilidad: tienen como destino financiar gastos corrientes operativos del día a día, que hacen a la subsistencia básica de las personas. Estos serían por ejemplo alimentación, transporte, educación, fondo para protección de la familia.
    ii) Aspiracional: tienen como objetivo financiar el crecimiento y desarrollo personal. Estos serían por ejemplo comprarse una casa, hacer un viaje, tener un plan de retiro jubilatorio, construir un patrimonio, iniciar un negocio propio, entre otros.

¿Pero ... cómo se determinan estos objetivos?

Para que definirlos de manera inteligente, deberías asegurarte de que cumplan con las siguientes características:

  • Claros.
  • Medibles.
  • Alcanzables.

Si te animas, podes seguir los siguientes pasos.

Paso #1: Conoce tu situación financiera

Es el paso fundamental para que entender cuál es tu punto de partida. El armado de un presupuesto personal anual va a determinar la viabilidad de tus objetivos. 

Si todavía no armaste tu primer presupuesto financiero personal te recomendamos leer el siguiente artículo.

Paso #2: ¿Qué necesito o quiero? ¿Cuánto cuesta el objetivo?  ¿Para cuándo lo quiero?

Es fundamental que te tomes el tiempo para analizar qué te gustaría alcanzar, cómo te gustaría vivir, qué crees que necesitas, cuál es el valor de los productos o servicios que te interesan y cuándo los podrías o te gustaría alcanzarlos.

Una vez que tenes identificados algunos objetivos. Idealmente uno para cada plazo de tiempo (corto, mediano y largo plazo) podrás empezar a visualizar tus planes de acción para hacerlos realidad.

EconoMía Tip: Es sumamente importante que cada uno de tus objetivos tenga el monto de dinero necesario y el plazo de tiempo en que estimas que lo podrías alcanzar. De esa forma podrás ir monitoreando el avance de tus objetivos mes a mes.

Paso #3: Arma un Plan de acción

El tener definida tu meta, implica que diseñes un plan de acción para poder llegar a ella. El mismo tiene que estar basado con importes de ahorros que tengas que cumplir mes a mes y su correspondiente instrumento de inversión que permita capitalizar el ahorro y te ayude a alcanzar tu objetivo de forma más rápida.

¿Te animas a aprender un poco más sobre inversiones? Podes leer esta nota.

Ejemplos:

  • Objetivo financiero aspiracional: “Hacer un curso online este año cuyo precio es de $30.000. Esto implica, empezar a ahorrar $ 3.000 por mes y canalizarlos en algún fondo común de inversión durante 10 meses hasta que llegues a reunir el dinero suficiente para adquirir el curso y hacer realidad tu objetivo.
  • Objetivo financiero de tipo sostenibilidad: “Cancelar una deuda pendiente en 4 meses por $ 20.000”. Esto implica a fecha de hoy, empezar a ahorrar $ 5.000 por mes y canalizarlos en algún fondo de inversión de renta fija y bajo riesgo hasta el momento del pago.
  • Objetivo financiero aspiracional: “Irme de viaje en el verano por $ 40.000”. Implica empezar a ahorrar durante los meses previos al verano una suma de dinero determinada.
  • Objetivo financiero aspiracional: “Comprar una casa en 10 años de USD 50.000. Esto implica un ahorro de USD 5.000 anuales para poder comprar al contado el inmueble en 10 años.

Ahora que sabes cómo determinar tus objetivos, comprenderás mejor hacia dónde se puede canalizar tu dinero.  Tener un mapa de ruta para tus finanzas, te llevará al camino indicado para hacer realidad tus metas. ¡El esfuerzo de hoy es la recompensa de mañana!

Te recomendamos continuar leyendo: ¿Qué es la caja de ahorro y la cuenta corriente?

Chica levantando los brazos felizmente
Chico sonriendo con su celular en la mano

¿Qué es la caja de ahorro y la cuenta corriente?

¡No te compliques! Conocé sobre los principales productos bancarios para usar tu dinero y empezar a ahorrar.

Ver más
Chica sonriendo y utilizando un celular

Las billeteras virtuales

Conocé las ventajas de utilizar la tecnología para gestionar tu dinero.

Ver más
Pareja tomando café y utilizando un celular

¿Por qué debería tener un fondo de emergencias?

Descubrí cómo hacer frente a posibles problemas financieros, ¡para estar siempre listo!

Ver más
Chica con auriculares mirando una computadora

Consejos para empezar a ahorrar

El ahorro es esfuerzo de hoy y fruto de mañana.

Ver más